Llegó la primavera!

Hoy un post un poco más fotográfico de lo normal, pero es que estos días la primavera se empieza a dejar ver por todos lados, y merece la pena…!!

Margaritas

La imagen destacada, son unas margaritas del huerto, que dan un colorido impresionante. Las pobres, el único trabajo que les hago, es cortarlas para mantenerlas a raya en su lugar, que sino ya me hubieran invadido el trozo de tierra donde cultivo! Otras de color blanco:

Margaritas de color blanco en el huerto

Margaritas blancas en el huerto

Granado

También el granado del huerto ya se ha despertado del invierno:

Ramas de granado con brotes

Foto del granado del huerto, con las ramas llenas de brotes por todos lados. Visto de lejos, los brotes le dan un color rojizo bastante impactante.

Brotes al detalle:

Brotes de granado

Brotes del granado, con ese color rojizo…

El semillero

En el semillero, todo sigue avanzando poco a poco…  ayer empezaron a asomarse alguna primera semilla de los San Marzano. De los pimientos, todavía no hay noticias…

Vista del semillero

Vista del semillero a las dos semanas de su plantación… La cosa no va demasiado deprisa.

Aunque hay uno que sí refleja la fuerza de la primerva, el calabacín! Es el primero que ha salido (concretamente el jueves, por lo que ha tardado 11 días en germinar):

Plantel de calabacin

Semilla de calabacín germinado hace solo 3 días, y ya se ha convertido en el rey del semillero, por el crecimiento exuberante que tiene!

 

Anuncios
Germinación de semilla de lechuga maravilla del verano

Siguiendo el semillero 1. Lechuga maravilla

Hoy llegado del fin de semana fuera, he visto que el semillero empieza a dar señales de vida! Han sido las semillas de lechuga maravilla las que se han decidido a salir las primeras!

Han tardado 7 días en empezar a salir las primeras semillas, ya que el semillero lo preparé justamente el domingo pasado.

A lo mejor, hubieran germinado un poco antes si hubiera tenido la precaución de tener las semillas dentro de casa, donde hubieran tenido una temperatura más idónea para germinar, y más estable durante las 24 horas del día. Pero las dejé fuera en el balcón, ya que la temperatura tampoco baja en exceso estos días por aquí. Esta semana la mínima ha sido alrededor de los 8º-9º…

Seguramente en los próximos días irán germinando el resto de semillas, y lo iremos siguiendo por aquí.

 

Semillero de tomate, lechuga, pimiento y calabacín

Preparando el semillero

Por norma general no acostumbro a preparar semillero, entre otras cosas porque siempre voy un poco a salto de mata y con poca planificación, por lo que siempre se me pasa la época de sembrar, y termino comprando plantel de lo que me haga falta, cuando llega el momento de plantar en el huerto.

Aunque ya un poco justo de tiempo, he aprovechado esta mañana para preparar algo de plantel, tanto de alguna semilla que guardé del año pasado, como semilla que tenía comprada de tiempo atrás.

Pimientos

Por un lado, he plantado semilla de pimientos italianos y de los tres cantos, que guardé del año pasado porque salieron muy bien, tanto unos como los otros.

Semilla de pimiento tres cantos preparada para germinar

Germinando semilla de pimiento tres cantos

 

Los pimientos tres cantos fueron bastante productivos en comparación con lo que lo habían sido otros años. Así que intentaremos que este año se repita…

Y los pimientos italianos, pese a que les costó un poco arrancar porque el Julio del año pasado no fue demasiado bueno y no hizo el calor que tocaba, a la que llegó el buen tiempo de Agosto, sí que se mostraron realmente productivos como acostumbra a ser esta especie, pero además salieron unos pimientos especialmente dulces y muy carnosos. Dulzura que fue a más con los últimos que cogimos que el Sol ya había vuelto bien rojos y maduros…

Lechuga

Tenía semilla comprada de lechuga que también he plantado. En concreto he puesto mitad de lechuga romana y la otra mitad de maravilla, esta última es la más indicada de cara al verano, porque es un poco más resistente al espigado que la romana.   

Plantel de lechuga romana y lechuga maravilla del verano

Semilla de lechuga romana y maravilla

Tomate

También he querido plantar semillas de tomate que compré el verano pasado unos días que pasé en Tenerife, y de una especialidad que según pone en el sobre es autóctona de allí. Son los tomates de San Pedro, variedad especialmente indicada para comer con ensalada.

Sobres de semillas de tomate de las variedades San Marzano y San Pedro

Semillas de tomate San Marzano y San Pedro

Otros que he plantado son tomates San Marzano, que tenía semillas pero ya no sé de donde las saqué… Por lo que he leído, es una especialidad de origen italiano, con menos acidez de lo habitual en el tomate, y que son especialmente indicados para hacer salsa de tomate. De hecho, de forma se parecen bastante a los tomates de pera que recuerdo que usaba mi abuela para guardar en conserva y usar durante todo el año. A ver como salen!

Una variedad de tomate que nunca falta en el huerto, y de lo primero que empecé a cultivar años atrás, son los tomates de colgar. Son de tamaño pequeño, y tienen de bueno que si los colgamos en un lugar seco y fresco, aguantan perfectamente de un año para el otro sin problemas. Algún día ya hablaré más de estos tomates, que si no me desvío del tema…  El hecho es que de esta variedad no he plantado semilla porque ya tengo un familiar que siempre hace plantel y cuando es la época de plantación me da algunas plántulas.

Calabacín

Este año volveré a probar con el calabacín a ver si hay más suerte. Planté dos años seguidos con poco éxito, yo creo que por déficit de insectos polinizadores. El año pasado no planté, porque no me compensaba el espacio que ocupaban y la mínima producción que me dieron. Este año pienso que a lo mejor intentaré sembrando algunas platas cercanas que atraiga a insectos polinizadores, a ver si así hay más suerte.

Semillas de calabacín

Sobre de semillas de calabacín que hemos plantado

Y por último…

…he plantado en jardineras semillas de albahaca, que siempre me gusta tener en casa porque va bien para la cocina. A parte, a lo mejor este año también planto alguna en el huerto, que he leído que va bien para proteger de ciertas plagas.

Y también semillas de Alegría que saqué de las planta hace un par de años, y que si salen me ahorraré de comprar planta ornamental para casa para la temporada de verano.

Primera alacahofa en el centro de la mata

Se empiezan a ver alcachofas!

En invierno es la temporada del año en que tengo el huerto más vacío, entre otras cosas porque las hortalizas de cultivo invernal no me apasionan demasiado (culinariamente). Tanto es así que otros años tenía el huerto vacío. Pero este año quise probar algunas hortalizas de invierno que sí me gustan. Entre ellas, quise probar qué tal se me daba el cultivo de las alcachofas en el huerto.

Esta es una hortaliza que sí que me encanta! Tanto en tortilla, a la brasa, con arroz… de cualquier manera! jeje. Así que a principios de septiembre, compré tres estacas  pequeñas y transplanté las alcachofas al huerto.

Había leído que a veces estas plantas hacen dos floridas durante la temporada, especialmente en climas templados como los que podemos tener por la zona del Vallès, tocando a Barcelona. Florecen una vez antes de que llegue el frío fuerte (hacia Diciembre), y luego hacen una segunda producción cuando ya ha pasado este frío y se empiezan a despertar las plantas del letargo invernal.

En mi caso no ha habido primera florida, y eso que este invierno ha sido muy suave. Tanto que creo que no ha habido ningún día en que hayamos bajado de los 0º de mínima…

En cambio ahora, con el paso del ecuador del invierno, y el día que se empieza a alargar, han empezado a aparecer las primeras alcachofas!! Concretamente han empezado a salir en una de las tres matas que planté, y empezó con una primera alcachofa central (la que se ve en la imagen principal del post).

Per además, ayer mismo, me di cuenta de que en esa misma mata han aparecido un par más desde un poco más abajo de la principal, aun muy pequeñas. Aquí se ve una de ellas:

Alcachofa principal y una segunda más pequeña por debajo

Segunda alcachofa de la mata. De momento bastante más pequeña que la principal.

Seguiremos la evolución, pero por el momento pintan bastante bien! 🙂

Lechugas en un macetohuerto

7 Consejos para el nuevo agricultor!

Bueno, hace un tiempo que tengo ganas de escribir un post con algunos aspectos que, según mi punto de vista, pueden ser útiles para alguien que quiera empezar a disfrutar de la fantástica experiencia de cultivar sus propias hortalizas, ya sea en un trozo de tierra, o en casa en un maceto-huerto.

1- No es nada complicado!

Primer consejo y para mi el más importante. Internet es una fuente inacabable de información, pero te recomiendo que te centres en disfrutar de tu nueva experiencia y que te olvides, por el momento, de asociaciones entre plantas, rotaciones de bancales, de porcentajes de tipos de tierra para la composición del medio de cultivo, recipientes de dimensiones concretas, etc. Ya tendrás tiempo en el futuro para perfeccionar tu técnica y mejorar tu producción, pero no hace falta que ahora te estreses queriendo tener tantas cosas en cuenta!

Cultivar la mayoría de las hortalizas y obtener frutos es fácil, es igual o más fácil que cuidar de una planta en casa. Solo necesitas un recipiente con tierra, y unas semillas o plantel, y eso es todo, regar de vez en cuando, y a disfrutar viendo como crecen esas plantas!

2- Empieza con vegetales fáciles de cultivar

Lechugas

Lechugas a las dos semana de ser plantadas

Te recomiendo por ejemplo empezar con plantas que no sean especialmente delicadas y sean fáciles de hacer crecer, cómo por ejemplo las lechugas, los tomates, los pimientos italianos o los rábanos. Estos últimos, además de ser fáciles de cultivar, tienen la ventaja de ser muy rápidos desde el momento de plantación hasta su recolección, por lo que pueden ser ideales para los más impacientes, o para ver los primeros resultados de nuestro huerto!

3- El Sol es vital

Las plantas necesitan de luz solar sí o sí, un mínimo de horas siempre son necesarias. Va a depender de la hortaliza que sea en concreto, por ejemplo plantas como las solanáceas (tomateras, los pimientos, berenjenas…) o calabacines, requieren de muchas horas de Sol para tener una buena producción. Por norma general, son las plantas que cultivamos por sus frutos las que más horas de Sol requieren. Y las plantas de hoja las que menos horas de Sol requieren.

4- No te pases con el agua…

Las plantas requieren agua, pero en su justa medida. Muchas veces queremos estar tan encima de las plantas, que les damos más cuidados de los que realmente necesitan, y las regamos más de la cuenta. Otras veces por desconocimiento de si estará bien la planta, si estará pasando sed, etc. la terminamos regando en exceso.

Piensa que cuando a una planta le falta agua, se hace notar. Verás que estará más decaída, toda ella estará pachucha, como si estuviera triste… En estas situaciones, muchas veces mueren antes por un exceso de agua, y como consecuencia la putrefacción de sus raíces, que por haber tenido un estrés hídrico de forma puntual.

5- Menos es más

Esto también es muy importante… y aun sabiéndolo, muchas veces seguimos pecando de lo mismo, sobretodo los que no nos sobra el espacio…

No tenemos que atiborrar de plantas cualquier espacio de tierra del que dispongamos. Las plantas necesitan los nutrientes y el agua de esa tierra para vivir. En función del espacio que tengan disponible para desarrollar su sistema de raíces, desarrollarán en mayor o menor medida su parte aérea. Por lo que si tienen poco espacio de tierra, desarrollaran muy poco el sistema foliar y por lo tanto tampoco darán frutos o darán una cantidad muy pequeña.

Es mejor plantar poco y conservando un buen espacio entre plantas (lo que llaman marco de plantación cuando se habla de una especie en concreto), que querer tener muchas plantas. Por ejemplo, en una jardinera de casa de tamaño normal, no podemos plantar 5 tomateras, porque no se podrán desarrollar suficientemente para dar sus frutos. En cambio si en ese mismo espacio plantas una o máximo dos, obtendrás muchos más frutos.

6- Empieza con plantel

Semillero germinando

A veces querer hacer germinar en casa, es una fuente de problemas

Si te hace ilusión plantar de semilla, obviamente adelante! Siempre será más satisfactorio el haber hecho crecer una planta desde su semilla. Pero si no quieres complicaciones puedes optar por comprar directamente el plantel, con lo que te ahorraras posibles complicaciones o contratiempos en su crecimiento y este será más rápido y seguro.

7- Y por último, paciencia!

Una de las mejores cosas que te enseña la tierra es a ser paciente. Que tienes que dejar de lado las prisas que llevas en tu día a día, y dejar que las cosas sigan su ritmo natural. Todos tenemos prisa en obtener resultados del trabajo que hacemos, pero en esto de la tierra, el ritmo lo marca la tierra, así que paciencia que los resultados llegarán a  su debido momento!

Abonando la tierra con gallinaza

Con vistas a la próxima temporada, aprovechamos estos días para abonar la tierra y tenerla preparada ahora que tenemos gran parte de ella vacía…

Como de costumbre, uso gallinaza para abonar la tierra:

Aportación de gallinaza

Aportación de gallinaza

La gallinaza me la da un familiar que tiene una buena cantidad de gallinas ponedoras en casa. No se aconseja demasiado el uso de gallinaza como aporte a plantas ya crecidas, porque es muy fuerte y puede llegar a matar a las plantas. Especialmente si son heces frescas, que no han sido curadas previamente.

Yo por eso aprovecho esta época del año, cuando tengo la tierra prácticamente vacía. Además en este caso, esta gallinaza la tenía fuera del gallinero desde hacía tiempo, por lo que está más que aireada y estaba totalmente seca. Además tiene restos de serrín o pellets troceados por las gallinas con el tiempo.

En cuanto a la aportación, la hago en la superficie de la tierra, y mezclo un poco con la capa más superficial. Nada hondo, sobre los 5-10cm, para facilitar un poco la integración del abonado con la tierra:

Gallinaza mezclada con la tierra

Aportación de gallinaza en la tierra del huerto

 

Cultivo de zanahorias en invierno

A medianos de semana estuve por el huerto y recogí mis primeras zanahorias! Aunque me encanta comerlas, especialmente crudas, nunca antes la había plantado.  Principalmente porque requieren de un suelo bastante suelto, y el suelo de mi huerto no se caracteriza justamente por eso…  Es un suelo muy arcilloso y pesado, que tiende a compactarse mucho y a crear una dura capa en la superficie, cuando se seca un poco la tierra.

Pero con en el cultivo de la zanahoria en mente, lo que hice fue preparar especialmente la tierra haciendo una importante aportación de materia orgánica que mejorara la composición de esa zona, y la tierra no se compactara tanto.  Unos cuantos meses más tarde, he recogido algunos frutos de esos cambios de tierra, en forma de zanahorias:

Manojo de zanahorias recién recogidas del huerto

Primeras zanahorias que recogemos del huerto!

 

Trabajo del cultivo

Las zanahorias no han requerido de demasiado trabajo durante su cultivo. Básicamente la extracción de malas hierbas especialmente durante su germinación y la primera fase de crecimiento, así como el romper un poco la dura capa que se formaba en la superficie de la tierra.

Zanahorias germinando

Detalle de plantel de zanahorias germinando

A parte de eso, también de vez en cuando ha sido necesario algún trabajillo de aclarado de las plantas para mantener un mínimo de espacio entre ellas. Durante los aclarados, algún fruto ya recogíamos. Aunque eran zanahorias en miniatura, tenían un sabor impresionantemente dulce:

Pequeñas zanahorias

Zanahorias durante el último aclarado, a medianos de Diciembre

Tiempo de cultivo

Recuerdo que en el sobre de las semillas ponía que el tiempo de recolección de las zanahorias era de entre 80-90 días, como también recuerdo mi intención de recogerlas antes de fin de año… jeje.

En mi caso hice la plantación de las semillas en septiembre, coincidiendo con la retirada de los cultivos de verano, y la primera recolección ha sido bien entrada la segunda quincena de febrero, por lo que han pasado 5 meses bien buenos.

Claramente estos tiempos que se indican en los sobres, dependen mucho de la zona donde se plante  las semillas y las condiciones de cultivo, pero sobretodo, de la época del año en que se realiza el cultivo. Y es que no tiene nada que ver la rapidez en el crecimiento de las plantas en primavera/verano que en otoño/invierno!

Comeremos calçots o no…?

Bueno, se empieza a acercar el momento de recoger  los calçots que planté el pasado mes de septiembre.  Sin ver los resultados porque todavía no los he arrancado, no puedo decir que haya sido un desastre, pero tampoco que haya sido demasiado exitoso…

Visión general de los calçots plantados

No es que haya visto demasiados calçots plantados con anterioridad, pero el aspecto que presentan estos, no es que sean de lo mejor… Especialmente las hojas se ven muy vencidas, con poca vitalidad, y eso que han mejorado últimamente…

En cuanto al porte que presentan, hay una zona en donde sí se ven bien crecidos, con un buen grueso (los primeros de la foto), pero en el lado opuesto, se nota que les ha costado más crecer, y se han quedado más pequeños y delgados. Los más delgados, tengo mis dudas que se puedan comer (como mínimo, no servirán para comer a la brasa, como se hacen en la típica calçotada).

De cara al cultivo del año que viene, conviene tener en cuenta cuales han sido los problemas y errores para intentar no repertirlos y mejorar los resultados:

La Tierra

Hay que mejorarla. El primer problema que vi desde un buen principio, es que como tenía ocupado todo el terreno habitual de siembra, habilité una zona del terreno en que nunca había plantado nada, y solo había malas hierbas. Lo desbrocé todo, arreglé el terreno, y lo planté tal cuál, sin abonar el terreno ni nada.

El agua

En ciertos momentos les ha faltado agua. No tenía ni idea del agua que requerían los calçots. En general  no me gusta regar en exceso porque acaba comportando más problemas que la falta de agua. Además como cuando lo planté ya había pasado el calor del verano, y más o menos hemos ido teniendo lluvias de vez en cuando, calculo que los habré regado un par o tres de veces en todo el tiempo…

Más cuidados

El haberse plantado en una zona donde todo eran malas hierbas, ha hecho que la aparición de malas hierbas haya sido constante durante todo este tiempo. Además en gran cantidad y con mucha vitalidad. Tendría que haber dedicado más tiempo a quitarlas, para eliminar competencia con las plantas de los calçots.

En definitiva…

Calçots de cerca plantados

Primer plano de los calçots plantados en el huerto este invierno

Aunque no hayan salido los mejores calçots del mundo, por ser el primer año que los planto estoy contento con el resultado. Sobretodo porque he podido conocer mejor este cultivo de invierno que desconocía su desarrollo, y a parte, porque creo que hasta nos podremos juntar la familia para hacer juntos una calçotada! Jeje

Montando una compostadora

Bueno, después de un buen parón, volvemos a la carga con la intención de ser más regulares con los posts…  Por lo menos se intentará! Hehe

Desde hace ya mucho tiempo que tenía en mente de hacerme una compostadora para intentar aprovechar los restos del terreno y del huerto, y hacer compost para aprovechar a posteriori. Hasta ahora, todos los restos van a una montaña donde allí se quedan sin que lleguen a producir materia orgánica que luego pueda aportar de nuevo a la tierra. Con esta situación, estamos desperdiciando la posibilidad de obtener un buen abono que la tierra agradecerá.

Hace ya unas cuantas semanas,  dando una vuelta vi de oferta unas losas de madera de 1m2, y compré 5 de ellas, cuatro para los lados y una para arriba. Inicialmente mi idea era hacerla con madera recuperada de palets, pero entre que no encuentro demasiados, todos están muy hechos polvo, y que harían falta muchos para hacer la compostadora, me terminé decidiendo por esta madera.

Maderas de 1m2

Dos de las maderas que usamos

Ayer, aprovechando un rato libre después de comer, me puse a montar la compostadora. Como ya partía de las losas montadas, la verdad es que el montaje fue muy sencillo y rápido.

Empezamos a unir lo que serán los lados de la compostadora con escuadras y tornillos. Como no tenía ayudante, me ayudé apoyando uno de los lados con la pared, para que se aguantase mientas montaba las escuadras:

Empezando a unir los dos primeros lados de la compostadora

Al detalle:

Detalle de las escuadras, mientras las montábamos

Inicialmente monté dos escuadras en cada unión, pero una vez montado los cuatro lados, monté la tercera escuadra en cada unión (en el travesaño de en medio), para dar más solidez al montaje.

Le damos la vuelta, y montamos el tercer lado:

Montando el tercer lado

Y para montar el cuarto lado, ponemos ya en pie la estructura. Para este lado, en vez de montar con escuadras, lo que hice fue usar bisagras para que se pueda abrir por este lado, como si de una puerta se tratara. De esta forma será más accesible:

Compostadora

Compostadora ya montada con sus cuatro lados.

Lo último que le faltará es montar la quinta losa en la parte superior. Esta también la montaré con bisagras, para que la podamos abrir por arriba, por ejemplo para cuando queramos hacer aportaciones de material.

Aquí la vemos ya montada y colocada en su ubicación definitiva, cerca de la pared, para que no moleste demasiado. Justo al lado se ve la montaña de los restos de malas hierbas que se van perpetuando allí fuera…

Compostadora en su lugar definitvo

Compostadora en su lugar definitvo