Abonando la tierra con gallinaza

Con vistas a la próxima temporada, aprovechamos estos días para abonar la tierra y tenerla preparada ahora que tenemos gran parte de ella vacía…

Como de costumbre, uso gallinaza para abonar la tierra:

Aportación de gallinaza

Aportación de gallinaza

La gallinaza me la da un familiar que tiene una buena cantidad de gallinas ponedoras en casa. No se aconseja demasiado el uso de gallinaza como aporte a plantas ya crecidas, porque es muy fuerte y puede llegar a matar a las plantas. Especialmente si son heces frescas, que no han sido curadas previamente.

Yo por eso aprovecho esta época del año, cuando tengo la tierra prácticamente vacía. Además en este caso, esta gallinaza la tenía fuera del gallinero desde hacía tiempo, por lo que está más que aireada y estaba totalmente seca. Además tiene restos de serrín o pellets troceados por las gallinas con el tiempo.

En cuanto a la aportación, la hago en la superficie de la tierra, y mezclo un poco con la capa más superficial. Nada hondo, sobre los 5-10cm, para facilitar un poco la integración del abonado con la tierra:

Gallinaza mezclada con la tierra

Aportación de gallinaza en la tierra del huerto

 

Anuncios

Cultivo de zanahorias en invierno

A medianos de semana estuve por el huerto y recogí mis primeras zanahorias! Aunque me encanta comerlas, especialmente crudas, nunca antes la había plantado.  Principalmente porque requieren de un suelo bastante suelto, y el suelo de mi huerto no se caracteriza justamente por eso…  Es un suelo muy arcilloso y pesado, que tiende a compactarse mucho y a crear una dura capa en la superficie, cuando se seca un poco la tierra.

Pero con en el cultivo de la zanahoria en mente, lo que hice fue preparar especialmente la tierra haciendo una importante aportación de materia orgánica que mejorara la composición de esa zona, y la tierra no se compactara tanto.  Unos cuantos meses más tarde, he recogido algunos frutos de esos cambios de tierra, en forma de zanahorias:

Manojo de zanahorias recién recogidas del huerto

Primeras zanahorias que recogemos del huerto!

 

Trabajo del cultivo

Las zanahorias no han requerido de demasiado trabajo durante su cultivo. Básicamente la extracción de malas hierbas especialmente durante su germinación y la primera fase de crecimiento, así como el romper un poco la dura capa que se formaba en la superficie de la tierra.

Zanahorias germinando

Detalle de plantel de zanahorias germinando

A parte de eso, también de vez en cuando ha sido necesario algún trabajillo de aclarado de las plantas para mantener un mínimo de espacio entre ellas. Durante los aclarados, algún fruto ya recogíamos. Aunque eran zanahorias en miniatura, tenían un sabor impresionantemente dulce:

Pequeñas zanahorias

Zanahorias durante el último aclarado, a medianos de Diciembre

Tiempo de cultivo

Recuerdo que en el sobre de las semillas ponía que el tiempo de recolección de las zanahorias era de entre 80-90 días, como también recuerdo mi intención de recogerlas antes de fin de año… jeje.

En mi caso hice la plantación de las semillas en septiembre, coincidiendo con la retirada de los cultivos de verano, y la primera recolección ha sido bien entrada la segunda quincena de febrero, por lo que han pasado 5 meses bien buenos.

Claramente estos tiempos que se indican en los sobres, dependen mucho de la zona donde se plante  las semillas y las condiciones de cultivo, pero sobretodo, de la época del año en que se realiza el cultivo. Y es que no tiene nada que ver la rapidez en el crecimiento de las plantas en primavera/verano que en otoño/invierno!

Comeremos calçots o no…?

Bueno, se empieza a acercar el momento de recoger  los calçots que planté el pasado mes de septiembre.  Sin ver los resultados porque todavía no los he arrancado, no puedo decir que haya sido un desastre, pero tampoco que haya sido demasiado exitoso…

Visión general de los calçots plantados

No es que haya visto demasiados calçots plantados con anterioridad, pero el aspecto que presentan estos, no es que sean de lo mejor… Especialmente las hojas se ven muy vencidas, con poca vitalidad, y eso que han mejorado últimamente…

En cuanto al porte que presentan, hay una zona en donde sí se ven bien crecidos, con un buen grueso (los primeros de la foto), pero en el lado opuesto, se nota que les ha costado más crecer, y se han quedado más pequeños y delgados. Los más delgados, tengo mis dudas que se puedan comer (como mínimo, no servirán para comer a la brasa, como se hacen en la típica calçotada).

De cara al cultivo del año que viene, conviene tener en cuenta cuales han sido los problemas y errores para intentar no repertirlos y mejorar los resultados:

La Tierra

Hay que mejorarla. El primer problema que vi desde un buen principio, es que como tenía ocupado todo el terreno habitual de siembra, habilité una zona del terreno en que nunca había plantado nada, y solo había malas hierbas. Lo desbrocé todo, arreglé el terreno, y lo planté tal cuál, sin abonar el terreno ni nada.

El agua

En ciertos momentos les ha faltado agua. No tenía ni idea del agua que requerían los calçots. En general  no me gusta regar en exceso porque acaba comportando más problemas que la falta de agua. Además como cuando lo planté ya había pasado el calor del verano, y más o menos hemos ido teniendo lluvias de vez en cuando, calculo que los habré regado un par o tres de veces en todo el tiempo…

Más cuidados

El haberse plantado en una zona donde todo eran malas hierbas, ha hecho que la aparición de malas hierbas haya sido constante durante todo este tiempo. Además en gran cantidad y con mucha vitalidad. Tendría que haber dedicado más tiempo a quitarlas, para eliminar competencia con las plantas de los calçots.

En definitiva…

Calçots de cerca plantados

Primer plano de los calçots plantados en el huerto este invierno

Aunque no hayan salido los mejores calçots del mundo, por ser el primer año que los planto estoy contento con el resultado. Sobretodo porque he podido conocer mejor este cultivo de invierno que desconocía su desarrollo, y a parte, porque creo que hasta nos podremos juntar la familia para hacer juntos una calçotada! Jeje

Montando una compostadora

Bueno, después de un buen parón, volvemos a la carga con la intención de ser más regulares con los posts…  Por lo menos se intentará! Hehe

Desde hace ya mucho tiempo que tenía en mente de hacerme una compostadora para intentar aprovechar los restos del terreno y del huerto, y hacer compost para aprovechar a posteriori. Hasta ahora, todos los restos van a una montaña donde allí se quedan sin que lleguen a producir materia orgánica que luego pueda aportar de nuevo a la tierra. Con esta situación, estamos desperdiciando la posibilidad de obtener un buen abono que la tierra agradecerá.

Hace ya unas cuantas semanas,  dando una vuelta vi de oferta unas losas de madera de 1m2, y compré 5 de ellas, cuatro para los lados y una para arriba. Inicialmente mi idea era hacerla con madera recuperada de palets, pero entre que no encuentro demasiados, todos están muy hechos polvo, y que harían falta muchos para hacer la compostadora, me terminé decidiendo por esta madera.

Maderas de 1m2

Dos de las maderas que usamos

Ayer, aprovechando un rato libre después de comer, me puse a montar la compostadora. Como ya partía de las losas montadas, la verdad es que el montaje fue muy sencillo y rápido.

Empezamos a unir lo que serán los lados de la compostadora con escuadras y tornillos. Como no tenía ayudante, me ayudé apoyando uno de los lados con la pared, para que se aguantase mientas montaba las escuadras:

Empezando a unir los dos primeros lados de la compostadora

Al detalle:

Detalle de las escuadras, mientras las montábamos

Inicialmente monté dos escuadras en cada unión, pero una vez montado los cuatro lados, monté la tercera escuadra en cada unión (en el travesaño de en medio), para dar más solidez al montaje.

Le damos la vuelta, y montamos el tercer lado:

Montando el tercer lado

Y para montar el cuarto lado, ponemos ya en pie la estructura. Para este lado, en vez de montar con escuadras, lo que hice fue usar bisagras para que se pueda abrir por este lado, como si de una puerta se tratara. De esta forma será más accesible:

Compostadora

Compostadora ya montada con sus cuatro lados.

Lo último que le faltará es montar la quinta losa en la parte superior. Esta también la montaré con bisagras, para que la podamos abrir por arriba, por ejemplo para cuando queramos hacer aportaciones de material.

Aquí la vemos ya montada y colocada en su ubicación definitiva, cerca de la pared, para que no moleste demasiado. Justo al lado se ve la montaña de los restos de malas hierbas que se van perpetuando allí fuera…

Compostadora en su lugar definitvo

Compostadora en su lugar definitvo