Lechugas en un macetohuerto

7 Consejos para el nuevo agricultor!

Bueno, hace un tiempo que tengo ganas de escribir un post con algunos aspectos que, según mi punto de vista, pueden ser útiles para alguien que quiera empezar a disfrutar de la fantástica experiencia de cultivar sus propias hortalizas, ya sea en un trozo de tierra, o en casa en un maceto-huerto.

1- No es nada complicado!

Primer consejo y para mi el más importante. Internet es una fuente inacabable de información, pero te recomiendo que te centres en disfrutar de tu nueva experiencia y que te olvides, por el momento, de asociaciones entre plantas, rotaciones de bancales, de porcentajes de tipos de tierra para la composición del medio de cultivo, recipientes de dimensiones concretas, etc. Ya tendrás tiempo en el futuro para perfeccionar tu técnica y mejorar tu producción, pero no hace falta que ahora te estreses queriendo tener tantas cosas en cuenta!

Cultivar la mayoría de las hortalizas y obtener frutos es fácil, es igual o más fácil que cuidar de una planta en casa. Solo necesitas un recipiente con tierra, y unas semillas o plantel, y eso es todo, regar de vez en cuando, y a disfrutar viendo como crecen esas plantas!

2- Empieza con vegetales fáciles de cultivar

Lechugas

Lechugas a las dos semana de ser plantadas

Te recomiendo por ejemplo empezar con plantas que no sean especialmente delicadas y sean fáciles de hacer crecer, cómo por ejemplo las lechugas, los tomates, los pimientos italianos o los rábanos. Estos últimos, además de ser fáciles de cultivar, tienen la ventaja de ser muy rápidos desde el momento de plantación hasta su recolección, por lo que pueden ser ideales para los más impacientes, o para ver los primeros resultados de nuestro huerto!

3- El Sol es vital

Las plantas necesitan de luz solar sí o sí, un mínimo de horas siempre son necesarias. Va a depender de la hortaliza que sea en concreto, por ejemplo plantas como las solanáceas (tomateras, los pimientos, berenjenas…) o calabacines, requieren de muchas horas de Sol para tener una buena producción. Por norma general, son las plantas que cultivamos por sus frutos las que más horas de Sol requieren. Y las plantas de hoja las que menos horas de Sol requieren.

4- No te pases con el agua…

Las plantas requieren agua, pero en su justa medida. Muchas veces queremos estar tan encima de las plantas, que les damos más cuidados de los que realmente necesitan, y las regamos más de la cuenta. Otras veces por desconocimiento de si estará bien la planta, si estará pasando sed, etc. la terminamos regando en exceso.

Piensa que cuando a una planta le falta agua, se hace notar. Verás que estará más decaída, toda ella estará pachucha, como si estuviera triste… En estas situaciones, muchas veces mueren antes por un exceso de agua, y como consecuencia la putrefacción de sus raíces, que por haber tenido un estrés hídrico de forma puntual.

5- Menos es más

Esto también es muy importante… y aun sabiéndolo, muchas veces seguimos pecando de lo mismo, sobretodo los que no nos sobra el espacio…

No tenemos que atiborrar de plantas cualquier espacio de tierra del que dispongamos. Las plantas necesitan los nutrientes y el agua de esa tierra para vivir. En función del espacio que tengan disponible para desarrollar su sistema de raíces, desarrollarán en mayor o menor medida su parte aérea. Por lo que si tienen poco espacio de tierra, desarrollaran muy poco el sistema foliar y por lo tanto tampoco darán frutos o darán una cantidad muy pequeña.

Es mejor plantar poco y conservando un buen espacio entre plantas (lo que llaman marco de plantación cuando se habla de una especie en concreto), que querer tener muchas plantas. Por ejemplo, en una jardinera de casa de tamaño normal, no podemos plantar 5 tomateras, porque no se podrán desarrollar suficientemente para dar sus frutos. En cambio si en ese mismo espacio plantas una o máximo dos, obtendrás muchos más frutos.

6- Empieza con plantel

Semillero germinando

A veces querer hacer germinar en casa, es una fuente de problemas

Si te hace ilusión plantar de semilla, obviamente adelante! Siempre será más satisfactorio el haber hecho crecer una planta desde su semilla. Pero si no quieres complicaciones puedes optar por comprar directamente el plantel, con lo que te ahorraras posibles complicaciones o contratiempos en su crecimiento y este será más rápido y seguro.

7- Y por último, paciencia!

Una de las mejores cosas que te enseña la tierra es a ser paciente. Que tienes que dejar de lado las prisas que llevas en tu día a día, y dejar que las cosas sigan su ritmo natural. Todos tenemos prisa en obtener resultados del trabajo que hacemos, pero en esto de la tierra, el ritmo lo marca la tierra, así que paciencia que los resultados llegarán a  su debido momento!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s